Breaking News

El túnel de El Abra y Ley alentaron asentamientos

19/06/2016

La huella urbana avanza rápidamente en el municipio de Sacaba y ocupa áreas verdes, tierras agrícolas, lechos de ríos, torrenteras y serranías.
El Comité de Defensa de la Tierra y el Agua estima que el 80 por ciento de las tierras agrícolas están en riesgo.
En tanto que la Alcaldía reconoce que la construcción de la avenida al túnel de El Abra y la Ley 247 de Regularización de Derecho Propietario alentaron nuevos asentamientos.
El mercado de tierras es intenso y basta con recorrer las laderas de Sacaba para hallar decenas de anuncios de: “Vendo lote”. Las ofertas son sobre todo de tierras en la zona sur. Por otro lado, las casas de “engorde” aumentaron desde la homologación de la mancha urbana.
El coordinador del Consejo Metropolitano Kanata de la Gobernación, Omar Fernández, informó que la mancha urbana de Sacaba homologada en 2014 avanzó hacia “toda” la zona agrícola. Abarcó 3.531 hectáreas de Esmeralda, Chaupisuyu, Mollocota, Buena Vista, López Rancho, Curabamba y Lava Lava. 
Omar Fernández dijo que uno de los casos más críticos está en Mollocota (386), Buena Vista (66) y López Rancho (88) donde 540 hectáreas fueron invadidas por personas presuntamente de las Seis Federaciones del Productores de Hoja de Coca del Trópico, hace seis años.
Hace años, la Asociación de Riego Apagapunta, considerada la agrupación más grande de Sacaba con 1.500 socios de 27 comunidades, planteó utilizar el terreno para construir un centro experimental agrario.
Incluso sembró en los predios. Pero, después de enfrentamientos, querellas y heridos entre regantes y presuntos compradores de las Seis Federaciones del Trópico, el INRA declaró 65 hectáreas como área fiscal o propiedad común.
Sin embargo, el Vicepresidente de la Coordinadora de las Seis Federaciones, Leonardo Loza, rechazó que su sector esté loteando en Sacaba. Dijo que la responsabilidad es personal.  
A pesar de que 65 hectáreas de  López Rancho fueron declaradas tierra fiscal, en 2008, durante  un recorrido se observaron cientos de casas a medio construir y desahitadas.
El transporte público ya llega a sector y  la Empresa de Luz y Fuerza de Cochabamba (Elfec) instala y renueva postes de energía.  En la zona hay algunas granjas que todavía luchan por mantener su terreno en medio de la presión urbana. 
Una de las habitantes, Serafina L., contó que los predios son ofrecidos por “chapareños” y “potosinos”.  El metro cuadrado  se vende entre  25 y 50 dólares. “Yo vivo acá cinco años y tenemos agua. A mí me ha vendido René T. de Potosí (…) la mayoría son chapareños. Compran los lotes, hacen casita, lo dejan y se van al Chapare,”, contó. 
La mujer aseguró que su esposo es “loteador”, porque el negocio es “rentable”.  Su trabajo consiste en colocar mojones en terrenos abandonados o coordinar con los dueños.
Fernández, manifestó que la huella urbana de Sacaba ahora se extiende desde el Parque Tunari hasta el límite con Tolata.
La mancha urbana convirtió a Curubamba, una región agrícola ubicada sobre la cota 2.750 del Parque Tunari, en una  zona en riesgo. Al menos 124 hectáreas de están en peligro.
A ello se suma que en los últimos seis años, las urbanizaciones  aumentaron su presencia en las laderas del Tunari y lechos de río del norte de Sacaba.
En el pasado, el sud de Sacaba solía producía trigo, cebada, arveja y avena. El norte, alfa, maíz, flores y verduras; mientras que el  valle central, alfa, maíz y verduras.  Hoy todos esos cultivos están en riesgo.
Para Fernández, Sacaba es el municipio más afectado de la región metropolitana por el avasallamiento de tierras.

Ciclo de reportajes
La rápida urbanización de Sacaba no es un hecho aislado, es parte de un fenómeno que se repite en los siete municipios del eje metropolitano- conformado por Sipe Sipe, Vinto, Quillacollo, Tiquipaya, Colcapirhua, Cercado  y Sacaba- que ha comenzado a asediar los lechos de ríos y áreas protegidas. 
Los Tiempos inició el 12 de junio un ciclo de tres partes sobre los loteamientos y el mercado de tierras en la región metropolitana. La primera parte abordó la invasión de los lechos de río en Vinto, Quillacollo, Cercado y el precio de la tierra.
Fuente: Los Tiempos 

No hay comentarios