Breaking News

Ingreso de aguas servidas persiste en laguna Alalay


A pesar de la crisis ambiental que enfrenta la laguna Alalay, la única que queda dentro la ciudad de Cochabamba, algunos los pobladores que viven alrededor en la denominada área de influencia en 26 Organizaciones Territoriales de Base (OTB) continúan descargando aguas servidas en el lugar a través de canales pluviales.
En un recorrido por las orillas de la laguna, una vecina de la OTB Esperanza del Distrito 6, Ángela Gutiérrez, mostró siete tuberías que provienen de cámaras y seis desagües pluviales al oeste y sur que desembocan de forma directa en la cubeta.
Varios de estos puntos tenían agua de lluvia estancada y gran cantidad de basura, incluso colchones. En otros puntos se habían acumulado aguas verduzcas azuladas. “Es agua del alcantarillado, nosotros vemos heces fecales (...) Ahora están entrando las aguas. Yo estuve el sábado en una reunión y al venir vi que seguía entrando“, dijo. 
También identificó a otros puntos críticos como el rebalse de la esquina de la calle 16 de Julio y Circuito Bolivia; y los      desagües colindantes a la parada del micro de la Línea Q, el mercado de frutas, y el Country Club como otras zonas de ingreso.
Las aguas ingresan a la cubeta cuando llueve y la red de alcantarillado colapsa. “Hace cuatro años ya le hemos dicho al gerente de Semapa que debería cambiar la situación”, observó.
Con preocupación, la vecina Filomena Nogales dijo que la cámara de alcantarillado ubicada en la calle 10 de Noviembre y Cuarto Centenario, al sur de la laguna Alalay, sufre contantes rebalses. Sus aguas desembocan en un desagüe pluvial. “Cada vez revienta, llena de parches está esa calle”, relató.
Consultado al respecto, el presidente del Distrito 6, David Pérez, corroboró que los vecinos observaron y denunciaron los ingresos. Identificaron el sector sur de la cubeta, colindante a las canchas deportivas frente a las OTB Barrio Minero Alalay y Jaime Zudáñez como el más crítico.
“Cada rebalse que hay del alcantarillado desemboca en este sector. Eso implica que se tenga que hacer una renovación del alcantarillado y otros proyectos de prevención”, señaló. Añadió que Semapa cuenta con un presupuesto de 2,7 millones de bolivianos para evitar el ingreso.
El director de Medio Ambiente de la Alcaldía, Elvis Gutiérrez, aseguró que “no recibieron la denuncia” de las descargas.

CHICHERÍAS, INSEGURIDAD Y TEMOR
Además de la contaminación, los vecinos también denunciaron el funcionamiento irregular de dos chicherías “lado a lado” en Cerro San Miguel. Los sitios de expendio de bebidas abren a las 6:00 y cierran a 22:00. La venta se realiza a “puerta cerrada”,  incluso a niños y niñas. “Les han vendido a los chicos la chicha. Me parece muy mal. No nos hace caso la Alcaldía”, señaló, una de las madres.  Otro problema es el exceso de basura en la zona.

OPINAN VECINOS Y MEDIO AMBIENTE
Ángela Gutiérrez, vecina laguna Alalay
“Todavía ingresan aguas servidas”
Hay fábricas de pantalones cuyas aguas están viniendo a la laguna, tienen mal olor y el agua es azul, casi negra. Ingresa a la altura del  hospital Univalle y cerca de la feria, también entran aguas servidas. Hace dos semanas llovió y salían las aguas negras y hediondas de esos dos lugares.
David Pérez, presidente Distrito 6
“Los vecinos han denunciado”
Los vecinos que viven en la laguna han observado que ingresa agua de conexiones clandestinas, generalmente es el lado sur por donde están las canchas, frente a la OTB Barrio Minero Alalay y la OTB Jaime Zudáñez. Cada rebalse que hay del alcantarillado desemboca en este sector.
Elvis Gutiérrez, Medio Ambiente Alcaldía de Cochabamba
“La Alcaldía no recibió las denuncias”
No tengo la denuncia, tal vez la han hecho en Semapa, pero a mí no (...) De ser así, si son aguas de escorrentía le corresponde a Obras Públicas. Si son aguas de alcantarilla ya verá Semapa. Por eso conformamos una comisión, donde está  la Alcaldía, vecinos del Distrito 6 y Crempla.
 
Fuente: http://www.lostiempos.com

No hay comentarios