Breaking News

Sacaba innovará uso de aguas servidas


Si alguien debiera recibir un premio por ser origen de la “noticia positiva del día”, como suelen decir algunos canales de televisión, ese es Sacaba. Se trata del segundo municipio más poblado de Cochabamba con 172.466 habitantes (88.436 mujeres y 84.030 varones), lo que representa el 9.8 por ciento de la población de todo el departamento. 

La noticia del 7 de abril de este año fue que Sacaba sería el primer municipio del país que reciclaría las aguas servidas para regar cultivos y aumentar el caudal de la laguna Alalay, gracias a una moderna planta de tratamiento que demandó una inversión de 17.7 millones de bolivianos financiados por la Corporación Andina de Fomento. Los funcionarios que operarán la planta serán capacitados por técnicos del municipio mexicano de Durango.

Se trata de un importantísimo avance por cuanto Cochabamba requiere en total de por lo menos 11 plantas de tratamiento para no desperdiciar el líquido elemento que es hoy tan escaso en tiempos de fuerte sequía.

Gracias al funcionamiento de tal planta, unas 11 mil familias de los distritos 2, 4 y 6 dejarían de descargar sus aguas servidas en el río Maylanco, cabecera de la cuenca del río Rocha, convertido actualmente en una gran alcantarilla. Además, se evitará que las aguas negras se usen para regar verduras como las lechugas que se comen en Cochabamba.

Lo curioso de quienes mandan en Sacaba es que una de sus características, cuando de temas importantes se trata, es que no esperan ni días ni meses para moverse. Mientras en la ciudad de Cochabamba se empezaba a hablar de una cumbre del agua que se realizaría en junio para toda el área metropolitana, en Sacaba hicieron su propia cumbre un mes antes. Entonces, representantes de 12 distritos urbanos y rurales, 200 personas en total, se reunieron para acordar la conformación del Comité Impulsor del Agua, con la misión de contrarrestar la crisis hídrica y el cambio climático mediante proyectos de agua para consumo humano y riego. 

Entonces, el alcalde de Sacaba, Humberto Sánchez, aseguró que “vendrán más cumbres” debido a que la “necesidad del agua es generalizada”. De igual manera, instó a levantar proyectos y gestionar recursos, a fin de garantizar el derecho humano al líquido elemento.

Pero si alguien cree que ese municipio solo se preocupa por el agua, está equivocado. Ellos parecen andar en todo, incluyendo el turismo y la diversión. Crearon un parque cretácico con dinosaurios gigantescos que ahora la gente puede visitar. Allá se puede ver un pterodáctilo, un tiranosaurio-rex, un ankilosaurio o un inmenso triceratop. El lugar también expone un enorme diplodocus, que consta de dos toboganes para niños y adultos.

Este municipio, que en estos días estuvo de fiesta por sus 255 años de fundación, se ha convertido en los últimos años en un ejemplo de cómo se puede convertir los sueños en realidad, y mejor si estos representan las aspiraciones de todo un pueblo bajo la batuta, en este caso, de un Alcalde.

Resulta por demás aleccionador leer o escuchar lo que los diferentes protagonistas explican y cuentan porque en sus historias existen algunos denominadores comunes: primero, se trata de personas que saben dialogar y escuchar; segundo, las propuestas son puestas en práctica, incluyendo aquellas de personas recién tituladas que ofrecen su trabajo de titulación para ser ejecutado; existe coordinación para la ejecución de los proyectos; hay voluntad de quienes representan a los diferentes sectores por encontrar soluciones en vez de andar poniendo piedras en el camino. Esas parecen ser hoy las claves del éxito de este municipio que a tan solo 12 kilómetros de distancia de la ciudad capital de Cochabamba nos está dando lecciones a todos. Felicidades, Sacaba.


No hay comentarios